MENSAJE DEL RECTOR 2018

MTRO. DAVID FERNÁNDEZ DÁVALOS, S. J.


Honorables integrantes de la Asamblea General de Asociados de la Universidad Tecnológica del Valle de Chalco A. C.;

Querido P. Provincial, Francisco Magaña Aviña, S. J.;

Queridos colegas rectores del Sistema Universitario Jesuita y de otras instituciones de educación superior y técnica que nos honran con su visita;

Autoridades gubernamentales que nos honran con su presencia;

Dr. Oscar Castro Soto, Director General del Tecnológico Universitario del Valle de Chalco;

Estimada comunidad universitaria;

Amigas y amigos todos:

Sean todos y todas bienvenidos a esta Universidad Tecnológica. Siéntanse en su casa. Agradezco su presencia a este evento universitario en el que deseamos compartir con ustedes nuestro trabajo durante el primer año de gestión de mi administración.

El pasado 22 de mayo, en este mismo lugar, tomé protesta como rector del Tecnológico Universitario del Valle de Chalco. Lo hice con gran ilusión y con la convicción de continuar el proyecto de ofrecer en la zona oriente de la ciudad y el Estado de México una propuesta educativa de calidad que posibilite dar oportunidades de mejora en la calidad de vida y movilidad social para jóvenes y adultos trabajadores que han sido marginados y condenados a la pobreza por causa de la estructura social. Hoy reitero ese compromiso de ofrecer a los sectores populares una opción educativa accesible, intensiva, de calidad, fuerte en el compromiso práctico, que permita a los jóvenes y adultos trabajadores acceder al mercado laboral en un tiempo breve, pero en condiciones suficientemente dignas y decentes, posibilitando una mejora real en su calidad de vida y que sea instrumento para ofrecer a sus familias un mejor futuro.

Este primer año de unión entre el TUVCH y la IBERO CDMX se ha caracterizado por el gran trabajo en equipo que hemos realizado y que ha buscado desarrollar procesos e implementar acciones para elevar la calidad de los servicios académicos, así como por mejorar los servicios administrativos y dotar de una mejor infraestructura al Tecnológico que facilite los procesos de enseñanza – aprendizaje. El Dr. Oscar Castro Soto, Director General del TUVCH, ha compartido con ustedes el trabajo concreto realizado.

Aprovecho esta oportunidad del informe para compartirles tres retos, que desde mi visión debemos de asumir en un futuro inmediato y así sentar las bases para esta nueva etapa del Tecnológico de Chalco:

1.- Debemos continuar con el esfuerzo de dar valor social, académico y laboral a la formación técnica frente a los niveles de licenciaturas y posgrado. Sabemos que en nuestra sociedad, una carrera técnica no goza del mismo prestigio como son los estudios impartidos en las instituciones de educación superior en los niveles de licenciatura. Para enfrentar este estigma social resulta imprescindible dotar de gran calidad a la formación universitaria de los jóvenes que eligen una formación técnica y favorecer alternativas reales de empleabilidad. Sólo así, representarán una opción educativa equitativa y socialmente pertinente

2.- Continuar con el acercamiento y trabajo en equipo entre el TUVCH y la IBERO CDMX. Debemos continuar desarrollando procesos de conocimiento interinstitucional, compartir y mejorar nuestra cultura laboral, conocer más la cultura de los alumnos y alumnas que se inscriben en nuestras instituciones, profundizar en nuestra identidad académica y propuesta universitaria, por nombrar algunas. De esta manera, podremos sentar las bases de una real colaboración y comunicación interinstitucional, que logre un enriquecimiento mutuo y posibilite cumplir con los objetivos que nos hemos trazado. Cada universidad deberá de reconocer aquello que puede aportar a la otra en un marco de colaboración, para así ofrecer a nuestros estudiantes un mejor servicio educativo.

No olvidemos que pertenecemos al Sistema Universitario Jesuita, órgano que aglutina a todas las universidades jesuitas de México, ocho en total. Por ello, es necesario reflexionar sobre el compromiso y responsabilidad que implica pertenecer a esta organización. La experiencia histórica y prestigio de nuestras universidades hermanas es un valor que debemos de aprovechar y una oportunidad que nos puede ayudar a cumplir mejor con nuestra misión educativa.

3.- Por último, necesitamos continuar apropiándonos de la identidad ignaciana, motor y guía de nuestra labor educativa. El TUVCH deberá poco a poco ir implementando el “modo nuestro de proceder” como decimos los jesuitas. Esto significa apropiarse e identificar en nuestras acciones, tanto académicas como administrativas, los valores de la filosofía educativa ignaciana; reconocernos como una obra académica de la Compañía de Jesús al servicio de los demás, y de esta manera, debemos continuar generando procesos educativos de formación para la reflexión y apropiación del carisma ignaciano en los niveles directivos, con el profesorado y también invitar a nuestros estudiantes. En una palabra, el “modo nuestro de proceder” debe de estar asumido por toda la estructura del TUVCH.

Existen más retos que nos motivan para el trabajo y para continuar nuestra misión en el Tecnológico Universitario del Valle de Chalco. Todos están o estarán definidos en la planeación 2017- 2025, a la cual ha hecho referencia el Dr. Castro. Este ejercicio de planeación es fundamental, pues sienta las bases, acciones y estrategias que nos guiarán en nuestra labor educativa. Agradezco a todos y toda su participación y los exhorto a poner todo su entusiasmo, empeño y creatividad en esta gran tarea.

El Padre General Arturo Sosa, S.J., máxima autoridad de los jesuitas, en su reciente visita a Río de Janeiro, Brasil, el año pasado, habló a los participantes del Congreso Internacional de Delegados de la Compañía de Jesús sobre nuestra misión educativa y cito un párrafo de su discurso:

“Nuestros colegios son una magnífica plataforma para escuchar, servir y contribuir a que los niños y los jóvenes de hoy, puedan soñar con un mundo nuevo, más reconciliado, justo y en armonía con la creación, del que ellos mismos han de ser los constructores“

Con esta actitud hemos de emprender nuestra tarea. El servicio y la escucha deben de ser los valores que definen nuestra labor educativa; soñando con las inquietudes y anhelos de los jóvenes es como debemos de mirar el futuro. Así podremos asumir los retos que nos impone la realidad para transformarla y hacer un México más justo, igualitario, incluyente y pacífico. Un país donde los jóvenes encuentren oportunidades y caminos de desarrollo.

Agradezco el compromiso y colaboración de las y los directores generales, así como de sus colaboradores; del personal administrativo y de servicios, gracias por compartir con nosotros su trabajo; gracias a los académicos de tiempo y a los profesores de asignatura, por ser parte de este proyecto educativo; un agradecimiento especial a los alumnos, alumnas y padres de familia que han confiado en nosotros para recibir una formación integral. Y muchas gracias a Oscar por su trabajo dedicado, por su profesionalismo y lealtad por encabezar este proyecto educativo que renueva nuestro compromiso con los jóvenes y con México.

Solo me resta desearles, y estoy seguro de ello, que el Dios de Jesús bendiga su trabajo, sus personas y sus familias.

Muchas gracias.



Primer Informe del Rector